Carta de una Exfumadora

05-03-2010

Sr. Gobernantes:

Soy una de las muchas personas que quedó atrapada al vicio de fumar, a causa de los venenos y aditivos, que ustedes permiten que la industria tabacalera siga usando para atrapar a los incautos, curiosos e imitadores ignorantes, que empiezan a fumar y para mantener enganchados a los que ya fuman.

Muchos de ustedes son fumadores, habrán intentado dejarlo alguna vez, y saben lo que cuesta, pero parece ser que la empresa tabacalera os mantiene en el poder a cambio de vuestra protección, por encima de la salud pública. Sino es así ¿como se entiende que donéis miles de euros de subvención a las plantaciones ? (en España 80) ¿por qué no pagáis la medicación que necesitamos muchos de los que queermos salir de la trampa?.

Piensan que ya cumplen limitando al máximo los lugares donde se puede fumar, pero eso solo beneficia a los no fumadores a los otros les provoca ansiedad, nerviosismo, irritabilidad y todo el malestar del mono que produce la abstinencia.

Esta exfumadora se ha bajado del tren de los presos y se ha subido al de la libertad, tomando la dirección de su vida. Fumad vosotros a mi salud. Un saludo. Carmen A.

4 Comentarios

  1. Estimada Carmen,

    No sé si tengo el derecho de dirigirme a tus gobernantes puesto que yo soy mexicano y vivo en México, sin embargo me uno a tu petición como ser humano. En México tenemos un problema muy similar. La industra tabacalera utiliza su enorme poder económico para coptar las conciencias, las voluntades y finalmente el poder político de los gobernantes, los legisladores, etcétera. Te felicito por haber tenido la fortaleza que implica dejar esa adicción tan terrible. Yo nunca he sido fumador, pero sé que la adicción a la nicotina es una de las más fuertes, incluso superior a la de algunas drogas “fuertes” como la cocaína o la heroína. En conclusión, espero que algún día se acabe este cáncer social que son el tabaco y la industria tabacalera, que obtiene sus enormes beneficios económicos a costa de acabar con las vidas de millones de incautos e ignorantes, como bien llamas. Ojalá también que la juventud tenga la suficiente inteligencia e INFORMACIÓN para no caer en las garras de esa nefasta industria. Saludos desde México

  2. Mª Pilar

    Carmen, ¡enhorabuena! lo has conseguido. Manifiestas ha sido duro y reclamas se financien los fármacos para dejar de fumar, pues llevas razón, como con otras adicciones los fumadores tienen derecho a que se les tenga en consideración, y como se hace con el resto de fármacos, los demostrado eficaces para el tabaquismo sea financiados en el sistema público. Dicen que para acceder alguno de ellos hace falta prescripción médica y luego resulta que te tienes que pagar el tratamiento, esperemos que te asunto y que los espacios públicos sean libres de humo de tabaco quede resuelto por nuestro gobierno a la mayor brevedad posible.

  3. Xlee

    Felicitaciones a Carmen A. por el cambio tan bueno que ha tomado en su vida ¡su salud! y a Carlos Guerrero al que digo que tiene todo el derecho del “mundo” como ciudadano a criticar nuestros gobiernos, y más siendo desde la querida México.

    Sin embargo quiero hacer una reflexión ¿cuanto gasta uno en el tratamiento de deshabituación al tabaco? por que si deja de fumar, el ahorro en tabaco es notable ¿no?.
    Aún así me parecería muy bien que parte de mis impuestos se gastasen en pagar deshabituación, siempre que suban el tabaco a un precio más razonable socialmente. El doble como poco.

  4. Josema

    Yo llevo ya seis años sin fumar, y es de las mejores cosas que he hecho en mi vida.
    ¡Animo y no rebles! Merece mil veces la pena el esfuerzo.

Deja un comentario

Hemeroteca