Las mujeres fuman más por estrés

01-07-2008

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -
Según un estudio presentado recientemente el XI Simposio sobre Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), realizado por el Servicio de Neumología del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol y celebrado en Barcelona.

Los hombres destacaron el alcohol como un estímulo del  deseo de fumar, mientras que el 75,8 por ciento de las mujeres encuestadas consideró que la adicción al tabaco desencadena también su deseo de fumar. Estas últimas se mostraron también más dispuestas a recibir ayuda para la deshabituación –un 81,8 por ciento frente al 65,7 por ciento de los varones–; y el 84,8 por ciento admitiría ayuda del personal sanitario para dejar de fumar.

La encuesta, que tenía como objetivo de estudiar las causas que despiertan el mayor deseo de fumar y conocer el perfil de fumadores según el sexo para así poder ayudar a la deshabituación tabáquica, mostró que existen grandes diferencias en los motivos por los que creen que fuman mujeres y hombres.

Asimismo, la consulta, llevada a cabo por el Centro de Atención Especializada Dr. Barraquer de Sant Adrià del Besós (Barcelona), indagó sobre el deseo de abandonar el hábito y si el fumador aceptaría ayuda en la deshabituación, teniendo en cuenta aspectos de autoimagen, actividad bucomanual, actitud indulgente, estado de estrés-ansiedad, búsqueda de estimulación o conducta adictiva.

En general ambos sexos coinciden, según señaló la enfermera de la Unidad de Deshabituación Tabáquica del centro Dr. Barraquer, Ramona Hervás, en que el motivo el motivo de iniciación al hábito, adquirido en la adolescencia, fue querer proyectar una imagen de madurez.

Por otra parte, el estudio muestra que “los fumadores no tienen conciencia de padecer una enfermedad crónica”, por este motivo, según explicó Hervás, es inusual que se presenten personas jóvenes y adolescentes, ya que “todavía no sienten los efectos nocivos del consumo del tabaco”.

En cuanto los principales temores de los fumadores y sus motivos para continuar fumando, aunque ambos sexos destacaron principalmente el síndrome de abstinencia, las mujeres también mencionaron su preocupación por el aumento de peso. En este sentido, la experta insistió en la necesidad de “sensibilizar a la población sobre los perjuicios del tabaco desde el personal sanitario a los pacientes”.

Deja un comentario

Hemeroteca